Inicio /Noticias /EL FIAMBRE Y LA BUENA DIGESTIÓN
21 octubre / 2016
EL FIAMBRE Y LA BUENA DIGESTIÓN

En muchas ocasiones, las personas pueden experimentar trastornos digestivos como pesadez estomacal, sentir el vientre inflamado, tener mucha flatulencia cuando consumen alimentos de difícil digestión. Las fiestas de fin de año a partir del fiambre hasta el año nuevo, se caracterizan por tener un alto contenido en grasas y azúcares. En éste espacio hablaremos sobre los alimentos de difícil digestión y la solución para disfrutar de ellos. Para hablar de la digestión, es necesario primero hablar del hígado. Este órgano, lleva a cabo muchas funciones, dentro de las cuales, tres tienen que ver con la digestión.

TRES FUNCIONES ESENCIALES DEL HÍGADO EN LA DIGESTIÓN

DEGRADA LAS GRASAS PARA UNA BUENA DIGESTIÓN: El hígado es el encargado de la producción de la bilis que luego se almacena en la vesícula biliar. La bilis es un líquido necesario para transformar las grasas. Ayuda a la digestión y a las enzimas que se encuentran en el tracto gastrointestinal para convertir las grasas en ácidos grasos, considerados una fuente de energía. Cuando una persona consume comidas grasosas, la vesícula libera la bilis al estómago para poder ayudar a los ácidos del estómago a absorber la grasa y que ésta pueda ser utilizada por el cuerpo como fuente de energía.

PROCESA TOXINAS Y NUTRIENTES: Luego de que una persona ingiere alimentos, tanto el estómago como el intestino delgado se encargan de digerir dichos alimentos. Las sustancias que han sido degradadas, se absorben a través de las paredes del intestino y viajan al hígado, que se encarga de deshacerlas aún más. Las moléculas que tienen un valor nutritivo son transformadas para convertirse en elementos de mayor beneficio según las vaya necesitando el cuerpo al momento que han sido procesadas. Las toxinas se descomponen en moléculas con el fin de hacerlas lo menos dañinas posible para el cuerpo, así como facilitar su eliminación.

RECIBE Y PRODUCE GLUCOSA: El hígado recibe y genera azúcar, conocida también como glucosa. Las enzimas del intestino delgado descomponen las moléculas en carbohidratos y azúcares, produciendo moléculas de glucosa que viajan del intestino delgado al hígado. El hígado lo almacena como glucógeno. El glucógeno representa la principal forma de almacenamiento de carbohidratos. Cuando el cuerpo necesita energía, el hígado transforma el glucógeno otra vez en glucosa, enviándola al torrente sanguíneo.

QUÉ ALIMENTOS SON MÁS INDIGESTOS?

•Alimentos ricos en grasas y azúcares son difíciles de digerir, pues exige al hígado un trabajo adicional por lo que éste puede resentirse. Debe evitar comidas fritas, pasteles, galletas, carnes grasas, mantecas, mantequillas, embutidos, hamburguesas, salchichas, tocino etc.

•Productos lácteos y sus derivados son también de difícil digestión, debido a la intolerancia a la lactosa, que es la principal causa por la que éstos alimentos no se digieren bien.

•Legumbres y hortalizas son difíciles de digerir pues producen mucha flatulencia y meteorismo. Algunos ejemplos son los rábanos, brócoli, coliflor, nabos, garbanzos, habas, lentejas etc.

•Repollo, ajo y cebolla crudos son de difícil digestión.

El fiambre se convierte en un alimento de difícil digestión por el contenido elevado de carnes grasas y embutidos. Los alimentos de difícil digestión, pueden dañar el hígado. Para mayor información, consulte con un profesional de la salud.

Laboratorios Donovan cuenta con una extraordinaria alternativa para proteger el hígado de las comidas de fin de año. Se trata de “PRINCIPAL FORTE” que protege al hígado de sustancias dañinas, lo desintoxica para mejorar sus funciones, ayuda a las células del hígado a mejorar la metabolización de grasas y azúcares para procesarlas y transformarlas.

No la pase mal. Toma dos tabletas diarias. Encuentre “PRINCIPAL FORTE” en las principales farmacias del país.

principal-forte

Galería